Mochito y los electores

Mochito y los electores

Anuncios

Mochito de cumpleaños

image

Una cortesía de Vainilla y Canela

image

Miscelánea noticiosa 2016.

batman

Cuando uno va a las misceláneas encuentra de todo. No que haya usado muchos en mi vida, pero era el único lugar en donde encontraba enebradores de hilo. También se podía comprar: mareol, agua, esquelas, peluches de emergencia, almanaques…

En fin. El punto es que acá me voy a explayar sobre las noticias «más importantes».

-Ideal de amor perfecto: la relación entre Kate del Castillo y el Chapo Guzmán. Ella por sus cartas y compromiso, y él por llegar incluso a operarse el pene. Adenda: necesito conseguir esa camisa azul para una cena importante que tengo pronto.

-Nada más chistoso que ver a «rico» colombiano buscando pasajes en VivaColombia. Ese mismo tiene la camioneta en Uber black.

-Oktoberfest en Colombia: el lugar al que todo el arribismo nacional va a degustar Aguila cero en vaso bonito con queso doble crema.

-En cualquier evento de impacto mundial, siempre hay un Colombiano metido…casi siempre es el amigo del hermano del sobrino del conocido del jefe de la señora del que pasó por el lado de los encargados del tinto. ¿No me cree?, busque quién le hace los vestidos al papa, la misión que llegó a Plutón el año pasado, el escándalo de Volkswagen, el escándalo de la FIFA…Y con seguridad, Julito lo entrevista.

-Estoy mamado de ver a Sofía Vergara en las noticias. La boda, lo que se puso, los consejos de belleza, los tips de empresaria, las clases de actuación. La verdad es que ni sabe hablar bien inglés, ni sabe actuar, no se ha ganado ningún premio, y nunca hará un papel diferente al de latina con acento chillón.

-Las noticias colombianas tienen una diferencia horaria con el resto del mundo. Todas las noticias las publican de 3 a 4 días tarde.

-¿Será que Endry Cardeño es el Caitlyn Jenner Colombiano?

-¿Desde cuándo son Fanny Lu y Marbelle los referentes musicales nacionales?

-Ya puedo recitar de memoria los países a los que los colombianos podemos entrar sin visa. Ahora sólo me falta aprenderme las capitales.

-En lo que va corrido del 2016, el número de fans colombianos de David Bowie aumentó dramáticamente. Pasó de cero a todo el arribismo nacional. ¿Y dónde están los fans de Carlos Muñoz?

-Relacionado con el anterior: es que hay que ser monumentalmente bruto para afirmar con tanta vehemencia que «estadísticamente» esas muertes están relacionadas con los goles de Aaron Ramsey. Si usted es de los que piensa así, estadísticamente hace parte del grupo que no tiene ni idea sobre cómo funciona la estadística. Nota aparte: ¿Y el día que haga una tripleta?

-Me la robé de un gran amigo: lo preocupante no es que no haya leído a García Márquez, lo preocupante es que le guste.

-Hace unos años toda Colombia era experta en los premios Oscar. Se nos había olvidado. Este año empieza la clase nuevamente: lo que no se sabe de los premios, curiosidades de los premios, sepa porqué se llama Oscar.

-Nada como los consejos de tecnología de El Tiempo o tecnósfera como se hacen llamar: todos empiezan por «Vaya a settings…». Relacionado: no se cansan de publicar los «secretos» para comprar tiquetes aéreos baratos. Vale la pena decir que ninguno sirve para nada.

-“Meme” se pronuncia en inglés «miiiim». Viene del símil con la palabra «gen», es decir, “gene” que se pronuncia «yiiiin», así como cuando su mamá dice: «Mijo, póngase el yin azul hoy».

-Sigo esperando que el Hacker Sepúlveda sea contratado por Anonymous. Creo que ya tiene la hoja de vida en formato minerva lista.

-Con la calidad paupérrima de las noticias de los periódicos más conocidos en Colombia (El Espectador, El Tiempo), ya le estoy apuntando más bien a salir en una denuncia de Daniel Coronell o en la basura que esté produciendo Jota (o ¿J?) mario (o ¿Mario?, jotamario, Jotamario, JotaMario, jmario…) en el momento. Idea para RCN o Caracol: Una dupla entre J y Hernán Orjuela.

-Otra idea para televisión: Fernando Vallejo presentando las noticias de farándula.

-A veces quisiera ser tenista colombiano. Iría a todos los torneos a jugar 2 partidos y salgo en las noticias. Y siempre seré candidato a ganarlos. Respuesta preventiva: no, no sé jugar tenis ni me importa.

-NO puedo dejar el fútbol de lado. James, Falcao y demás futbolistas: el mejor de la UEFA, el más valorizado, el mejor peinado, el mejor empresario, el del mejor celular, el de la esposa más bonita…y sobretodo: el mejor gol marcado por un juvenil en un mundial en el minuto 60 vistiendo una camiseta de color amarillo jugando con unos guayos Nike en una cancha localizada en el hemisferio sur a una temperatura entre 10 y 20 C en frente de una defensa de menos de 45 años antes de las 2200 horas de habla hispana luego con número de camiseta menor a 20 que lleva jugando menos de 1 mes en un equipo top 3 de España con 3 carros…pero de goles y copas nada. Copas como trofeos, porque de las otras no sé. Más rebuscado que categoría en los premios TV y Novelas.

Feliz año.

Twitter:
@LaVentanaRota_
@diegocp6

Mochito, las FARC y la FIFA

image

No, no sé quién es Usted.

Featured image

Es más, no me importa.

En los mundiales del 94 y del 98 nuestra querida selección de fútbol fracasó de manera súbita y contundente. 16 años después, a pesar de presentar un muy buen espectáculo en los primeros partidos, lo cierto es que se fracasó nuevamente ante una pobrísima selección de Brasil. ¿Por qué hablo de fútbol?, porque es una forma muy fácil de mostrar con un ejemplo sencillo, cómo nuestra actitud de agrandados nos lleva a la ya muy conocida:

—¿Usted no sabe quién soy yo?

Acudir al falso linaje es un acto deplorable y sobretodo estúpido. Asumiendo que ser parte de una familia «real» es algo positivo, ni siquiera ellos hacen alarde de su aparente historia y legado. ¿Se supone que cuando un cualquiera, un mediopelo de estos personajes de la «vida pública» sale con una de esas, nosotros los mortales, los simples, los pobres (o los no tan ricos) tenemos que saber su historia? Regreso al fútbol. Lo único que nuestra selección había producido en el 94 y el 98 era un par de jugadores buenos que actuaban en equipos de media tabla del exterior y un 5-0 ante una Argentina casi eliminada. Lo triste es que aún hoy, estos pasajes sin valor sientan a muchos a beber y a suspirar. Entonces, sabiendo ese largo recorrido importantísimo, ¿Cuál era el motivo de tanto orgullo?

Regreso a los personajes. ¿Qué es lo que tengo que saber de estos prohombres de la sociedad? Lamentablemente, el estúpido soy yo. Por un lado, lo que tengo que saber es que el susodicho tiene o puede tener unos conocidos que lo van a ayudar a salirse con la suya en una situación que a cualquier otro cristiano lo llevaría a pagar 10 años de cárcel. Lo que tengo que saber es que en un país donde todo se vale, la (in)justicia actuará de tal manera que una agresión física ante un policía pasa totalmente desapercibida. Lo que tengo que saber es que al policía que recibe la agresión, se le acabó la carrera por hacer su trabajo. Lo que tengo que saber es que este caso generó indignación por unos días y se guardará en el baúl de las anécdotas y curiosidades y que lo retomaremos por allá en el día de los inocentes para partirnos de la risa.

Caso número tres. Los altos magistrados de las altas cortes de la alta política del alto país lleno de alta mierda se unieron para pedir la renuncia de uno de sus altísimos colegas porque estaba siendo un poquitico sobornado por unas compañías para que fallara unos procesitos a su favor. La suma, al final, era una nimiedad. Los argumentos del grupo de serios altísimos, o Los Altísimos, acudieron al mismo argumento de los casos anteriores, pero esta vez con la variante del derecho greco-romana chibcha: ¡Qué falta de dignidad! Balbuceaban. ¡Qué atentado más macabro en contra de esta respetadísima y altísima institución! Ladraban. Se miraban los unos a los otros con los cachetes rojos y tratando de tomar aire:

—¡EXIGIMOS…[pausa para sacar el pañuelo y limpiarse las babas y el moco]…LA RENUNCIA DE ESTE SEÑOR!

¿Cuál dignidad? ¿Es que estas respetadísimas instituciones siempre han actuado bien y tienen unos precedentes valiosísimos que debemos recordar para no empañar su «buen nombre»? Todo lo contrario. Acá no hay precedentes sino prontuario criminal y expedientes en la fiscalía. No tienen derecho a acudir, bajo un argumento tan débil, a que se actúe de otra manera. ¿Cuál es esa casta que debemos recordar y que automáticamente los convierte en personas de bien?

Una frase muy acertada que alguna vez escuché de alguien hablando de fútbol dice algo así como: Somos unos bolivianos agrandados. Y no solo en fútbol, sino en todo sentido posible. Nos creemos mucho pero no tenemos nada, nuestros padres, nuestros abuelos, nuestros tátara-tátara-tátara abuelos no eran nadie y no produjeron nada. Nosotros y nuestros hijos no son nada y no vamos a producir nada. Antes de que llegara el barco cargado de españoles borrachos a violar a los indios, no éramos nadie. En cambio después, tampoco. Y con esa irreverencia que nos caracteriza por seguir pensando que somos alguien y que tenemos demasiado pasado para estar orgullosos, miramos, por ejemplo, a los argentinos del 5-0 con desprecio diciendo:

—Es que se creen mucho. Son unos crecidos.

No sé si sean mucho, pero lo cierto es que por lo menos han ganado 2 mundiales. Nosotros mientras tanto, ni a cuartos de final hemos llegado… pero seguiremos siendo favoritos en nuestra cabeza.

Twitter:
@LaVentanaRota_
@diegocp6