Ze internets

Ze internets

¿Dónde queda? en todas partes

¿Qué nos hizo? De todo, por todos lados, en todas partes.

Con la popularización de internet (y de alta velocidad, aunque “alta” tiene diferentes definiciones en diferentes países) vino la popularización de la información, la creación de un mercado de ideas global, la democratización del acceso a las noticas, a tener amigos en todas partes del mundo, la tanta esperada creación de la “aldea global”, supuestamente. Pero todo esto suena muy optimista, suena a que la red solo se utilizará para “bien” y el avance productivo y racional de esta civilización que venimos construyendo ( destruyendo) hace unos cuantos años (¿Cómo 400?).

Con la red global vino también la popularización de la desinformación, de la creación de mentiras disfrazadas de hechos, la “deshumanización” de las relaciones humanas, en donde la realidad que mostramos en la red es una versión distinta de nosotros mismos. En donde los prejuicios se ven amplificados con la anonimidad de la red (nadie le ve la cara nadie, uno puede ser el más cabrón en línea y no mostrarlo en realidad). Con internet también vino la tentación de caer en las dinámicas que terminan en la perdida de privacidad, con internet llegó la memoria indeleble de todo lo que hacemos, por más insignificante que sea (de pronto estamos leyendo esto 10 o 30 o 100 años después de hoy mientras miramos las fotos de nuestros errores, de nuestras poses teatrales en restaurantes, de las últimas 4000000 comidas que compramos, de cada grieta en los andenes que cruzamos).

Me dejo llevar por las ramas.

¿Es esto malo o bueno? Esta pregunta no tiene mucho sentido, está pasando, que algunos lo quieran o no, o que a algunos les parezca que somos muchos o no. Y la verdad absoluta no importa. Todos tenemos nuestro punto de vista de lo que está bien o mal y la verdad no es relevante. Con internet viene todo el paquete.

Espero que no me malinterpreten, internet me parece fantástico, me encanta vivir en tiempos de cambios rápidos, aunque a veces me deprimo al ver para donde vamos como humanidad. Pero siempre hay iniciativas que me parecen fantásticas, contenido que no hubiera sido posible descubrir o apoyar hace algunos años, personas que no conozco, pero me alegran los días. Un reporte bien hecho, un artículo que no deforma las estadística, que no deforma la realidad para poder generar ingresos, buena música para todos los gustos, la exploración de nuevos medios, de nuevas estéticas, de nuevos modelos de negocios. Y me parece que en la red tienen mucha vez los que no pertenecen a estas categorías, así justifico entonces mi primera entrada en este blog (un poco tarde por supuesto), para tratar de darle más voz a los que hacen las cosas bien, en profundidad (por ejemplo que dicen lo que piensan y que hacen lo que dicen) y también para compartir los detalles simpáticos que se descubren gracias a la red.

Anuncios