Viento en proa

A los problemas políticos en Turquía se suman los monetarios: la fuerte depreciación de la lira golpea a su economía con rigor. Los vientos soplan en contra del país euroasiático y la situación podría convertirse en una amenaza para los mercados emergentes.

El buque Oruç Reis (al fondo) es escoltado por la Armada Turca mientras realiza labores de exploración en aguas disputadas con Grecia. (Imagen tomada de: https://headtopics.com/uk/turkey-unveils-uncrewed-ai-controlled-warship-that-could-change-conflict-forever-16783654)

La crisis por el COVID-19 está dejando a su paso lo que a veces parecen las ruinas de la vida moderna: se ha superado ampliamente el millón de personas muertas por la enfermedad[1], se han perdido millones de empleos, y el Banco Mundial prevé que la pobreza extrema mundial aumentará por primera vez en más de veinte años[2]. Pero si en el mundo llueve, en Turquía no escampa. Muchos acontecimientos de importancia han ocurrido en dicho país en los últimos años: intervenciones militares en Siria, Libia y Nargorno Karabaj, fuertes tensiones territoriales con Grecia[3], cambio de república parlamentaria a presidencialista[4] y hasta un golpe de Estado fallido en el año 2016[5]. Todo esto luce demasiado en muy pocos años y a lista aún hay que sumar los problemas de la nación con su moneda.

La depreciación de la lira tiene a la economía turca en una delicada situación. El primero de enero del año 2018 se debían desembolsar 3,78 liras para comprar un dólar, mientras que, a finales de octubre de este año, esa cifra se había elevado a 8,34 liras por dólar[6]. Esto significa una depreciación del 120% durante el tiempo considerado; tener que entregar más liras a cambio de menos dólares hace que sea más difícil pagar las deudas que se adquieren en moneda extranjera, por lo que el riesgo de endeudarse afuera es mayor. La situación se vuelve alarmante si consideramos que Turquía tiene una fuerte necesidad de capital externo: según las cifras de agosto de su Banco Central, la deuda externa de corto plazo ascendió a $132.843 millones de dólares[7] (TCMB 2020), demandando así entradas frescas de divisas extranjeras para cumplir con estas obligaciones. A pesar de esto, la crisis económica ha creado un entorno de aversión al riesgo a nivel global, generando que los inversionistas tiendan a sacar sus capitales de los lugares considerados más riesgosos para llevarlos a otros que se consideren como más seguros[8]. Sobra decir que Turquía se encuentra entre los países más riesgosos, por lo que la aversión al riesgo hace que menos inversionistas quieran poner sus divisas allí.

La evolución de los hechos económicos también depende de cómo las autoridades encargadas reaccionan ante los mismos. Ante la depreciación, el Banco Central ha optado por vender grandes cantidades de dólares de sus reservas internacionales en el mercado para contener la escasez y así hacer que su precio baje. El problema de esta estrategia es que, para defender una moneda, se necesitan enormes cantidades de divisas pues se trata del Banco Central de un solo país luchando contra los flujos de capitales en todo el mundo los cuales – por la mencionada aversión al riesgo – tienden a ir en el sentido del dólar, esto es, en sentido contrario al resto de monedas del mundo (entre las que por supuesto se encuentra la lira).

La presión sobre las reservas del Banco es tal, que durante los primeros cuatro meses de este año había vendido 32.000 millones de dólares en divisas, esto es, la misma cantidad que vendió a lo largo de todo el año 2019[9]. Sin embargo, los problemas no terminan aquí: el Banco Central vende divisas por medio de los bancos estatales mediante instrumentos financieros conocidos como swaps[10]. Producto de estos intercambios el Banco Central tiene comprometida la suma de $58.566 millones de dólares con plazo máximo de un año según su último informe en el mes de septiembre[11], de esta suma, $23.430 millones de dólares se vencen en un plazo máximo de un mes[12]. La situación es problemática porque las reservas de divisas en términos de divisas convertibles (es decir, sin contar el oro) en poder del banco ascienden a $37.859 millones de dólares. Es así como se concluye que la institución no tiene los recursos para cumplirle a los bancos estatales con los cuales ha firmado compromisos de intercambio de moneda, no al menos sin vender su oro. Este hecho ya es conocido por los mercados, y algunos analistas coinciden en que no solo incrementa la incertidumbre, sino que también es otra de las varias razones por las que la lira viene cediendo terreno frente al dólar[13]. Como consecuencia, se obligaría al banco a dejar abastecer el mercado con divisas, incrementando así la depreciación y agudizando sus consecuencias.

Una decisión que se puede considerar es aplicar de un control de capitales, esto es, prohibir en mayor o menor medida la salida de los dólares y euros del país, sin embargo, se trata de un arma de doble filo: si bien puede frenar la estampida hacia afuera, también causaría que entren menos capitales al país puesto que los inversores del exterior estarían menos dispuestos a llevar su dinero a Turquía, si no tienen la libertad de traerlo de vuelta cuando lo necesiten o si deben pagar un alto precio en forma de impuestos y regulaciones. Esto se traduce en mayores tasas de interés exigidas a un país sobre endeudado como compensación por los mayores riesgos en que se incurre al invertir.

En la misma línea, otro problema para la lira es la pérdida de su poder adquisitivo. La inflación anualizada de Turquía para el mes de octubre se situó en un 11,89%[14] cuando la meta de su Banco Central es de 5,0%[15]. La elevada inflación hace que la institución se vea presionada a subir su tasa de interés que ya se encuentra en 10.25%[16]. Esta no es una decisión fácil, pues se trata de una medida que disminuye la inversión al encarecer los créditos, y generando un efecto negativo sobre el empleo, profundizando así la recesión. Es así como la autoridad monetaria estaría enfrentada a tomar decisiones en pro de lograr estabilidad financiera a costa de una mayor caída de la economía.

El presidente Erdogan no está de acuerdo con mantener tasas de interés elevadas, e incluso destituyó al gobernador del Banco Central por negarse a bajar los tipos de interés; esta pérdida de autonomía del banco ha sido otro de los factores que ha contribuido a la pérdida del valor de su moneda[17]. Si bien bajar las tasas de interés tiene un efecto positivo sobre la inversión, es una medida que incrementa la circulación de liras en el mercado y hace que esta moneda se deprecie aún más respecto al dólar, profundizando la difícil situación que atraviesa la economía turca.

Efecto contagio

Los riesgos a los que se expone la economía no conciernen solamente al país, por el contrario, se discute la posibilidad de que ocurra un episodio similar a la crisis rusa del año 1998, donde hubo un efecto de contagio para los países emergentes, y los efectos se sintieron especialmente en América Latina[18]. Las señales de alarma son anteriores a la crisis por el COVID-19. De hecho, la lira turca presentó una crisis en el año 2018 que se profundizó por distintos motivos: i) el endurecimiento de la política monetaria por parte de la Reserva Federal (Fed), o conocido como el Banco Central de Estados Unidos[19], ii) la guerra comercial, iii) la crisis política de su presidente Erdogan, y iv) choques diplomáticos con el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump[20]. Es así como en el día 10 de agosto de 2018, la lira perdió el 15,90% de su valor respecto al dólar, y el día 13 del mismo mes arrancó la semana depreciándose un 7,19%[21]). La inflación anualizada de esa época -que en julio era 15,85%- se disparó a 17,90% en agosto y, tan solo dos meses después la inflación de octubre, contabilizó 25,24%[22].

Los tropiezos de la lira turca se sienten en otros lugares: existen preocupaciones acerca de la afectación que pueda tener en Europa la crisis turca, el caso del banco español BBVA es uno de los más sonados pues la multinacional tiene una participación en Garanti (representan el 21% de las ganancias de BBVA), unos de los bancos más grandes de Turquía. En contraste, las ganancias de BBVA en su propio país de origen son apenas el 8,0% de sus ganancias totales. El banco español se encuentra peligrosamente expuesto a Turquía porque posee activos en liras, por lo que la enorme depreciación significaría menos euros por cada lira que Garanti rinda en utilidades o en su respectiva valorización. Por este motivo la acción de BBVA se encuentra a mediados de agosto en valores mínimos de veinte años[23].

También existen algunas alertas en cuanto a países emergentes. La crisis de la lira turca del 2018 ha detonado nuevos problemas para el peso argentino – el cual se enfrentaba fuertes depreciaciones debido a la inflación mayor al 30% en Argentina y al riesgo de impago de la deuda en dólares[24]– e incluso en Colombia el dólar se elevó por encima de los 3.000 pesos debido a la fuga de capitales que ocasionó el desplome de la lira (Semana 2018). La rupia india también alcanzó mínimos históricos[25]. Sin embargo, hay opiniones que tienden a descartar un efecto dominó en los países emergentes, debido a que la falta de reservas internacionales, combinadas con una alta inflación, son condiciones muy únicas de la economía turca y quizá de la de Argentina[26] por lo que se podría considerar que los riesgos de contagio no son elevados en la medida en que el resto de las economías emergentes no se encuentra bajo riesgos similares.

Las dificultades que enfrenta la economía turca, producto de la falta de independencia de su Banco Central, son una muestra más de la importancia de la responsabilidad monetaria previo a una crisis global, donde se suelen intensificar los puntos débiles de cada economía, en tanto se destaca el bajo campo de acción de los países emergentes, al evidenciar que los flujos de capital en todo el mundo huyen en dirección contraria a las monedas diferentes al dólar. Más aún si consideramos que Turquía está entre los países con la inflación más alta del mundo[27] y desde el 2018 presenta un nivel de reservas en moneda extranjera muy bajas en comparación a lo que se considera adecuado según estándares internacionales[28]. Es así como se evidencia que, ante los choques globales, la resiliencia se vuelve una tarea mucho más complicada si se arrastran problemas que el resto del mundo no posee. Que el panorama del país euroasiático sea una referencia para los dirigentes de las naciones en riesgo de caer en la irresponsabilidad fiscal y monetaria, poniendo en peligro el futuro de varias generaciones.

 

 

Notas

[1] “Worldometers” Worldometer. Acceso 13 de noviembre de 2020. https://www.worldometers.info/coronavirus/

[2] “Banco Mundial” Banco Mundial. Acceso 10 de noviembre de 2020. https://www.bancomundial.org/es/news/press-release/2020/10/07/covid-19-to-add-as-many-as-150-million-extreme-poor-by-2021

[3]Aguirre, Mariano. 2020. “Cómo Turquía intenta recuperar la influencia del Imperio otomano y qué consecuencias tiene para el equilibrio internacional”  BBC.9 de octubre. Acceso 22 de octubre de 2020. https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-54418272

[4] Semana. 2017. “El ‘sí’ se impone en el referendo turco que otorga poderes especiales al presidente Erdogan”. Revista Semana. 16 de abril. Acceso 22 de octubre de 2020. https://www.semana.com/mundo/articulo/referendo-en-turquia-2017/522224/

[5] Mourenza, Andrés. 2016. “El golpe de Estado en Turquía fracasa tras la resistencia de la población en las calles.”. El país. 17 de julio. Acceso 22 de octubre de 2020. https://elpais.com/internacional/2016/07/15/actualidad/1468612953_710585.html

[6] “Investing.com” Investing.com. Acceso 22 de octubre de 2020. https://www.investing.com/currencies/usd-try

[7] “Short term debt external statistics” TCMB-Türkiye Cumhuriyet Merkez Bankası. Acceso 22 de octubre de 2020. https://www.tcmb.gov.tr/wps/wcm/connect/b19b5048-dd64-4075-ae01-47b2fd3ede50/st.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=ROOTWORKSPACE-b19b5048-dd64-4075-ae01-47b2fd3ede50-nkMdkW9

[8] Kohlmann, Thomas.2020.”Coronavirus, los países emergentes y las consecuencias” Deutsche Welle. 23 de octubre. Acceso 25 de octubre de 2020. https://www.dw.com/es/coronavirus-los-pa%C3%ADses-emergentes-y-las-consecuencias/a-55380936

[9] Devranoglu, Nevzat. 2020. “Turkey burning through reserves much faster than in 2019 –bankers” Reuters. 29 de abril. Acceso 10 de octubre de 2020. https://www.reuters.com/article/turkey-economy-reserves-idUSL5N2CH39A

[10] Un swap de divisas es un instrumento financiero en el que dos partes se comprometen a intercambiar durante un determinado período de tiempo cierta cantidad o cantidades de dos monedas distintas a un precio fijado desde el principio del contrato.

[11] “Reporting Form for Presenting Data in the Template on International Reserves/Foreign Currency Liquidity” TCMB-Türkiye Cumhuriyet Merkez Bankası. Acceso 22 de octubre de 2020.https://www.tcmb.gov.tr/wps/wcm/connect/ede968f2-dee8-4bb7-b7c4-c21f37a153eb/RT202008ING.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=ROOTWORKSPACE-ede968f2-dee8-4bb7-b7c4-c21f37a153eb-njjwJIf

[12] Ibíd.

[13] Arnold, Tom y Karim Strohecker.2020.” Fresh lira slide rekindles crisis fears for Turkey” Reuters. 30 de Julio. Acceso 10 de octubre de 2020.  https://www.reuters.com/article/us-turkey-currency-reserves-graphic-idUSKCN24V1BU

[14] “Consumer prices” TCMB-Türkiye Cumhuriyet Merkez Bankası. Acceso 23 de octubre de 2020.

https://www.tcmb.gov.tr/wps/wcm/connect/EN/TCMB+EN/Main+Menu/Statistics/Inflation+Data

[15] Ortiz, Álvaro.2019. “Turkey: An Inflation-Forecast Targeting Regime”.BBVA Research. Acceso 14 de noviembre de 2020. https://www.bbvaresearch.com/publicaciones/turquia-adopcion-de-un-esquema-de-objetivos-de-inflacion-basado-en-previsiones/

[16] La información. 2020 “Turquía sale a defenderse de la inflación y a proteger a la lira con un alza de tipos” La información. 24 de septiembre. Acceso 10 de octubre de 2020. https://www.lainformacion.com/mercados-y-bolsas/turquia-crisis-divisa-lira-inflacion-subida-de-los-tipos/2816037/

[17] Mourenza, Andrés. 2019.” La destitución del banquero central devuelve a Turquía a la incertidumbre” El país. 8 de julio. Acceso 10 de octubre de 2020. https://elpais.com/economia/2019/07/08/actualidad/1562597555_627957.html.

[18] Dungey, Mardi, Renée Fry, , Brenda González-Hermosillo, Vance Martin.2002. “International Contagion Effects from the Russian Crisis and the LTCM Near-Collapse.” IMF Working Paper. Acceso 24 de octubre de 2020. https://www.rbnz.govt.nz/-/media/ReserveBank/Files/Publications/Seminars%20and%20workshops/112040/5apr02dungey.pdf

[19] Egan, Matt. 2018. “The threat Turkey’s crisis poses to the world” CNN Money. 14 de Agosto. Acceso 24 de octubre de 2020.https://money.cnn.com/2018/08/14/investing/turkey-lira-emerging-market-crisis/index.html

[20] Semana. 2018. “¿Por qué Colombia no debe perder de vista la crisis económica en Turquía?” Revista Semana. 18 de agosto. Acceso 24 de octubre de 2020.https://www.semana.com/economia/articulo/la-crisis-economica-de-turquia-ha-afectado-los-mercados-de-todo-el-mundo/579803/

[21]Investing.com

[22] “Consumer prices” TCMB-Türkiye Cumhuriyet Merkez Bankası. Acceso 23 de octubre de 2020.

https://www.tcmb.gov.tr/wps/wcm/connect/EN/TCMB+EN/Main+Menu/Statistics/Inflation+Data

[23] Cinco Días. 2020. “La lira turca se hunde y condena a la acción de BBVA a zona de mínimos” Cinco Días El País. 19 de agosto. Acceso 26 de octubre de 2020.https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/08/18/mercados/1597768321_245440.html.

Ross, Anika. 2018. “No solo Argentina: la crisis alcanza a las potencias emergentes”. Deutsche Welle. 30 de agosto. Acceso 26 de octubre de 2020. https://www.dw.com/es/no-solo-argentina-la-crisis-alcanza-a-las-potencias-emergentes/a-45297730.

[24] Ross, Anika. 2018. “No solo Argentina: la crisis alcanza a las potencias emergentes”. Deutsche Welle. 30 de agosto. Acceso 26 de octubre de 2020. https://www.dw.com/es/no-solo-argentina-la-crisis-alcanza-a-las-potencias-emergentes/a-45297730

[25]Ibíd

[26] Yosovitch, Julián.2019. “Crisis turca y argentina con efecto contagio limitado sobre emergentes”. El Cronista. 6 de mayo. Acceso 27 de octubre de 2020.https://www.cronista.com/finanzasmercados/Crisis-turca-y-argentina-con-efecto-contagio-limitado-sobre-emergentes-20190506-0009.html

[27]“Expansión” Datos macro. Acceso 28 de octubre de 2020. https://datosmacro.expansion.com/ipc-paises

[28]Yosovitch, Crisis turca.

 

About the author

Alejandro Sánchez es estudiante de Economía de la Universidad Nacional de Colombia. @a_sanchezCOP