El que lee solo sobre libertarismo es mal libertario

Retener la información se vuelve una tarea y no un talento.

Imagen tomada de https://notitotal.com/2016/06/30/fallece-escritor-alvin-toffler-autor-shock-del-futuro/

Si ha llegado hasta aquí, es que le interesa leer para adquirir conocimiento, no solo leer por leer.
Marx se trasnochaba leyendo, ¿por qué debería imitarlo? Porque Mises lo dice… ¿Fue Mises el que dijo que había que leer a todos los autores? No lo recuerdo y eso que leído bastantes libros de él, incluido La Acción Humana, pero es lo que aparece en esos memes que rotan por Twitter y así esa frase sea un mito, tiene mucha coherencia con la liberalidad: leer de todo. Vaya argumento de autoridad…
 

¿El que lee solo de economía es un mal economista?

Últimamente estoy escribiendo sobre ficción histórica en los blogs de Vanguardia y lo curioso es que de esa forma puedo retener mejor la información; tengo que hacer cierta clase de Shanzhai literario para adueñarme del conocimiento y poder usarlo luego con soltura en algún debate o conversación con mi novia o amigos. Entonces, sobre ficción histórica no escribiré aquí, sino sobre los libros que estoy leyendo en el momento y los que me interesará leer.
Espero que las tertulias literarias, a las que nunca he asistido, surjan espontáneamente en la sección de los comentarios. De esa forma podemos aprender y retener esa información tan valiosa, sobre todo si estamos en un momento académico de nuestras vidas. Al fin de cuentas, lo valioso de esta entrada no es lo que escriba aquí en el cuerpo, sino las conversaciones que se desarrollen en los comentarios. Ahí es donde todos aprenderemos.
Retener la información se vuelve una tarea y no un talento. Creo entonces, que este ejercicio nos ayudará a ser mejores economistas.
 

No me puedo definir libertario

Llegué al libertarismo porque estaba tratando de escribir sobre el BDSM en Cali. Digo “tratando” porque nunca terminé el artículo para un blog que tenía en ese entonces, uno de muchos a decir verdad. Parece que en mi destino no estaba esa ruta que lleva a ser de esos godos disfrazados de libertos en lo económico y conservadores en lo moral, así que mi recorrido comenzó en una mazmorra si lo queremos poner poético.
Después de buscar muchas definiciones en Internet y toparme con fotos de gente con bigotes rarísimos, encontré un blog gringo donde mencionaba a los grandes aportantes de las ideas libertarias. Apellidos como Hayek, Mises y Rothbard surgieron de la nada e hice lo que cualquier curioso intelectual moderno haría: descargar libros. Nunca los había escuchado mencionar en mis clases universitarias de administración. Supongo que para la universidad no era importante que supiera quiénes eran los mejores exponentes de la libre empresa y el libre cambio. Tal vez ellos nunca los escucharon mencionar también.
 

Manifiesto por una nueva libertad

Ahí estaba yo: de pie con audífonos y sostenido de los pasamanos del MIO a las 7 de la mañana, escuchando un audiolibro de Rothbard. Meses después caí en cuenta que había empezado leyendo lo más radical de esa escuela de pensamiento económico nacida de migrantes austriacos. Esa rutina de leer ePubs y escuchar audiolibros duró casi 2 años. Ahora mi tiempo de lectura se ha reducido, pero abarco más libros.
Por otro lado, de los textos que he leído, mi editor sugirió que no pusiera la lista de casi 110 libros y lo entiendo: es extensa. Hasta creo que algo pedante. Así que mejor la puse en este link donde la pueden consultar. De esa lista, les quiero recomendar solo un libro para empezar a entender algo de liberalismo: La Tercera Ola de Alvin Toffler. La razón es muy sencilla y consiste en que el autor no es libertario, a lo mucho lo podría definir como simpatizante de las ideas liberales, pero creo que encaja mejor en esa especie rara de hombres que no quieren cambiar al mundo, sino solo entenderlo.
Terminar en la orilla intelectual que genera riqueza o en la otra que genera pobreza depende de los libros que leemos, las personas con las que conversamos y de lo que nos causan risa. El que lee de libertarismo solamente, es mal libertario.

About the author

Jean Torres es administrador de empresas y estudiante de Economía. Profesionalmente, desarrollando su carrera en el sector BPO. Busca aprender y entender, no cambiar el mundo. Lector constante.